Reto

Un fabricante serbio de neumáticos para automóviles y camiones buscaba una solución que facilitara la manipulación de correas largas convertidas en bobinas por una bobinadora. La operación se realizaba manualmente y resultaba especialmente engorrosa, ya que las bobinas podían alcanzar un peso máximo de 125 kg y un diámetro de 750 mm. El proceso de manipulación requería que el operario retirara manualmente las bobinas de la máquina y las dejara caer al suelo. Para colocar las bobinas en el carro se utilizó un polipasto estándar con un brazo largo y pesado y un gancho especial. Una dificultad añadida era que el carro tenía dos lados, izquierdo y derecho, pero las bobinas sólo debían desenrollarse en una dirección. Esto significaba que las bobinas del lado izquierdo tenían que girarse manualmente en el suelo, lo que provocaba riesgos para la salud y lesiones a largo plazo.

Solución

Consciente de los riesgos para la salud de los usuarios y de la lentitud del ciclo de producción, la empresa recurrió a Lean Technology Hungária Kft, distribuidor húngaro de Scaglia Indeva, para encontrar una solución que no sólo salvaguardara la salud y la seguridad de los trabajadores, sino que también acelerara el proceso de producción. La respuesta a las necesidades de la empresa fue un manipulador INDEVA® E240CH L450 con una pinza especial en forma de C y una bandeja giratoria para manipular bobinas. Gracias al balanceador INDEVA® y a la herramienta de agarre especial, el operario puede manipular las bobinas sin esfuerzo. Y no sólo eso, las bobinas colocadas en la bandeja se giran fácil y ergonómicamente sin tener que colocarlas primero en el suelo. La empuñadura sensible y los pulsadores permiten colocar con precisión las bobinas en las distintas estaciones.

Ventajas

Elegir un manipulador INDEVA aporta muchas ventajas:

  • Ergonomía: las operaciones de manipulación realizadas con las equilibradoras INDEVA® garantizan la seguridad y la ergonomía y evitan lesiones y problemas musculoesqueléticos.
  • Velocidad: el proceso de producción se acelera considerablemente, lo que se traduce en un aumento de la productividad. Además, las operaciones de manipulación que antes requerían varios operarios pueden ser realizadas fácilmente por un solo trabajador, lo que permite a los demás ocuparse de otras tareas.
  • Facilidad de uso: gracias al control electrónico y al autobalanceo, no se requiere ninguna operación de programación, lo que hace que el manipulador sea inmediatamente utilizable y una verdadera extensión del brazo humano.
  • Precisión: la manija sensitiva permite movimientos suaves y precisos, casi como si las cargas fueran ingrávidas
  • Bajo consumo de energía: el uso de un manipulador INDEVA® no sólo protege la salud de los trabajadores, sino también el medio ambiente, ya que la huella de carbono es mínima debido a su eficiencia y bajo consumo de energía.